Administradora de piscina fiscal sale al paso de denuncia por discriminación

Tras la denuncia por discriminación que una pobladora de San Felipe hiciera en contra de la administradora de la piscina del Estadio Fiscal, est martes la funcionaria aludida, Julia Salgado, recibió la visita del alcalde Jaime Amar, oportunidad en la entregó su versión sobre los hechos ocurridos.
Según asegura la funcionaria, ella nunca se acercó a hablar con la denunciante, pidiéndole al salvavidas que lo hiciera, sólo para indicarle que estaba prohibido ingresar a la piscina con short y polera. Afirma además que nadie la discriminó por su contextura física.
Hace 21 años que Julia Salgado se desempeña como administradora de la Piscina del Estadio Fiscal y su hoja de vida es impecable.
Por eso es que la denuncia que una vecina hizo en su contra el viernes de la semana pasada, caló hondo en esta mujer, quien afirma que jamás ha discriminado a ninguna persona que asiste al recinto municipal, mucho menos por su contextura física.
La denunciante, identificada como Carolina Segura, afirmó el viernes pasado que en circunstancias que se bañaba en la piscina, se acercó la administradora Julia Salgado para pedirle que saliera, no sólo porque vestía ropa no adecuada, sino también porque era gorda.
La funcionaria, parte contando que nunca se acercó a la bañista, sino que luego de ser informada que había en la pileta personas con short y polera e incluso algunas con vestido, le pidió al salvavidas que les advirtiera que con esos atuendos no podían estar en la piscina, ya que el reglamento no lo permite.
“Hable con el salvavidas y le pregunté qué pasaba con esas personas. Él me contestó que las sacaría de la piscina y volví a mi puesto de trabajo. Yo con esta señora jamás cruce palabras, y de no ser porque he visto sus fotos en la prensa, no la podría reconocer”, señaló la administradora de la piscina fiscal.
Esta es la primera vez que Julia Salgado enfrenta una situación de este tipo y señala que así como esta vecina, ella también tiene hijos que han debido vivir junto a ella el descrédito que –asegura- provocó una mujer haciendo declaraciones en su contra.
Asevera que los letreros en distintos puntos del recinto indican claramente que a la piscina sólo se puede entrar con traje de baño, reiterando que “el único argumento entregado a la bañista para que saliera de la pileta, era que no podía estar ahí con short y polera”.
Así como la presunta víctima ha anunciado acciones legales contra el municipio por este aparente caso de discriminación, Julia Salgado dice que no descarta adoptar una medida similar, por cuanto reitera, ella nunca tuvo contacto con la bañista y sólo se le pidió que se retirara de la piscina y volviera cuando llevara puesto el traje de baño. Solo eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *