Con una inversión de 2 mil 500 millones Universidad de Aconcagua inaugura moderno edificio en San Felipe

  • Nueva infraestructura cuenta con 30 salones de clases, laboratorios, talleres, biblioteca, oficinas académicas y administrativas.

A más de dos mil millones de pesos asciende la inversión realizada por la Universidad de Aconcagua, para materializar un anhelado proyecto: contar con una moderna infraestructura que permita un mejor proceso formativo de sus alumnos.

En una ceremonia encabezada por la gobernadora Patricia Boffa, el alcalde Jaime Amar y el rector de la casa de estudios José Aguirre Ossa, fue inaugurado el edificio institucional.

El edificio ubicado en terrenos adquiridos en avenida Miraflores 2260, es una estructura en 2 plantas que  cuenta con 30 salones de clases, laboratorios, talleres, biblioteca, oficinas académicas y administrativas, todo completamente equipado, con una capacidad para 600 estudiantes por jornada. La nueva sede cuenta también con un amplio patio central, calle de servicio y estacionamiento para 100 vehículos.

El Rector del plantel universitario, José Francisco Aguirre Ossa, sostuvo que inaugurar la nueva sede en San Felipe tiene un especial significado, por ser la cuidad en que la casa de estudios inició sus actividades académicas en 1990 y por el especial arraigo e identificación existente con la comunidad local; “está es la sede capital nuestra –dijo-, es la sede paradigma, es en base a esta sede es como queremos que sea la universidad en general en sus 22 sedes a lo largo del país”.

Aguirre Ossa, acotó que en todo caso un edificio no es más que un edificio y que la nueva administración de la universidad tiene como objetivo elevar el nivel y la calidad de la educación que se entregue en sus aulas; “y en eso esto nos va a permitir entregar una educación de mejor calidad, porque un edificio no hace una universidad, lo que hace una universidad es que nuestros alumnos aprendan a pensar”.

El alcalde Jaime Amar en tanto, recordó los inicios de la UAC, los que se remontan al año 1990, cuando él participó del proyecto destinado a lograr que San Felipe tuviese una casa de estudios superiores.

“La verdad es que de una u otra manera me ha tocado, durante muchos años, representar a muchos alumnos y a la gente que tenía el sentimiento de que su universidad, la que nace al alero de los 250 años de San Felipe, pudiera tener una infraestructura adecuada para compatibilizar los procesos de desarrollo que tiene el aprendizaje”, indicó Amar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *