Desde este martes se desarrolla Biblioacuática en la piscina municipal de San Felipe

–       Una iniciativa de la Biblioteca Pública Municipal que busca acercar la lectura a todos los niños.

Si para muchos niños leer es toda una aventura, ahora la experiencia será por partida doble, ya que junto con disfrutar de la piscina, los pequeños podrán entretenerse leyendo algún libro de su interés.

La iniciativa, que la directora de la Biblioteca, Macarena Blanca denominó “Biblioacuática”,  partió este martes en la piscina municipal de San Felipe, hasta donde Blanca llegó con un cargamento de libros, los que acomodó en un sector de los jardines de la piscina.

Y de un momento a otros los niños, de distintas edades, comenzaron a acercarse. Primero tímidamente empezaron a preguntar si podían usar los libros, pero mientras fue pasando la tarde, cada cierto tiempo llegaban más pequeños  a leer y entretenerse con las historias.

“Vamos a estar insertándonos en la comunidad de una manera lúdica, interactiva y entretenida de motivar a los niños en el hábito lector. Trajimos varios libros y también algunos condoritos y revistas y en la medida que los papás se vayan interesando también vamos a traer para ellos”, sostuvo Blanca.

Biblioacuática se seguirá realizando durante todo el mes de febrero, ya que la idea es que los niños se acerquen más a la lectura, de manera entretenida.

“La idea de la Biblioteca Pública es fomentar la lectura desde los cero años en adelante, y por eso nosotros estamos partiendo con esta iniciativa de fomento lector, y en la biblioteca estamos incentivando desde siempre, por ahora trajimos libros desde cero a doce años, muchos cuentos infantiles, con harto dibujo y harto color, poquita lectura, porque hay que entender que están vacacionando, están pasándolo bien, entonces son ratitos que ellos pueden aprovechar para leer”, acotó Blanca.

Varios de los niños que se acercaron a leer los libros destacaron la iniciativa, señalando que junto con disfrutar del agua, por momentos pueden salir y tomar un libro entretenido y también pasar un momento entretenido.

“Es súper bueno porque así los niños más pequeños tienen la posibilidad de leer y tienen mejores posibilidades, en vez de estar puro bañándose en la piscina y no están aburridos haciendo cualquier cosa, y sobre todo que hay que enseñarles de chiquititos para que aprendan a leer, a mi desde chica me gustó leer y aunque no esté en el liceo igual leo, ahora estoy leyendo el Condorito, algo para entretenerme un rato después de la piscina”, dijo Mabel Castillo.

Pero el trabajo de la biblioteca no queda ahí y es así que durante el año se realizan distintas actividades, con la idea de acercar a las personas, de todas las edades a la lectura.

Ubicada en Riquelme 60, la biblioteca cuenta con una importante cantidad de material, que puede ser utilizado por todas las personas que se acerquen a sus instalaciones.