Niños y apoderados felices con el desarrollo de las Escuelas Deportivas de Verano que culminaron este viernes

Con un positivo balance terminaron este  viernes en el estadio municipal las Escuelas Deportivas de Verano, que organiza la Municipalidad de San Felipe y que este año congregaron a alrededor de 200 niños.

Con la alegría propia de sus edades, los pequeños compartieron junto a sus padres y a los monitores que realizaron los talleres deportivos, la última jornada, esta vez, recreativa, luego de pasar los meses de enero y febrero realizando distintas actividades deportivas, que contemplaron la utilización de la piscina municipal.

Aunque en un comienzo se esperaba la participación de unos 80 niños, finalmente participaron más de 200 pequeños, quienes llegaban todas las mañanas a participar de estas escuelas deportivas. Algunos junto a sus apoderados y otros acompañados de sus amigos, practicaron distintos deportes, cumpliendo así el objetivo de la actividad de mantenerlos entretenidos y activos.

Este viernes el Alcalde Patricio Freire visitó el estadio fiscal, donde los niños estaban compartiendo una convivencia junto a sus padres y los profesores y entregó los diplomas que los pequeños recibieron por su participación, además de medallas que algunos de ellos se ganaron por su compromiso con la iniciativa y su asistencia.

“Estos talleres deportivos de verano permiten que los niños tengan donde divertirse durante el verano y también aprender disciplina, aquí muchos niños aprendieron a nadar y tenemos profesores de todas las disciplinas deportivas, que permiten que los pequeños pasen un verano feliz”.

Ante este balance positivo, la idea es continuar con la actividad en los próximos años y así los niños puedan aprender distintos deportes, recrearse, hacer amigos y no permanezcan en sus casas, aburridos y frente al televisor.

Y tomando en cuenta que muchos de los apoderados en un principio debían quedarse sólo mirando a los pequeños mientras ellos se divertían, es que se gestionó la utilización de la piscina, la que usaban por alrededor de una hora durante las mañanas.

“El profesor que está a cargo de la piscina les dio las directrices para que ellos estuvieran ahí disfrutando de la piscina y del verano”, señaló Deyvis Gallardo.

Los niños se mostraron contentos con las escuelas de verano, donde además del deporte pudieron hacer amigos, tal como cuenta Marcelo López.

“Es súper entretenido y nos ayuda, nos hacían deporte, fútbol y nos iban enseñando las cosas fundamentales de los juegos, voy a volver el próximo año, porque hice amigos acá”.

Macarena Reinoso, una  de las apoderadas, participaba por primera vez en esta iniciativa y lo calificó como “espectacular”. “Muy lindo, es la primera vez que yo participo con mi hijo, la experiencia fue muy bonita, aprendieron harto sobre todo lo que es disciplina y el deporte les ayuda para todo y los apoderados fue un buen grupo, el próximo año si se puede volvemos a participar”.