Hasta la madrugada Alcalde Freire y funcionarios municipales ayudaron a los vecinos afectados por sistema frontal

Treinta y dos punto tres milímetros de agua caída registraba San Felipe a las 16 horas de este martes 28 de mayo, luego del paso del sistema frontal que dejó fuertes precipitaciones en todo el valle de Aconcagua y que en la comuna generó situaciones complejas en algunos sectores, haciendo difícil el tránsito de vehículos y de peatones, con el peligro de que el agua entrara a las viviendas.

Producto del sistema frontal que comenzó a sentirse desde horas de la mañana del lunes 27 de mayo varios sectores resultaron afectados, como El Algarrobal, donde la caída de una rama interrumpió el suministro eléctrico. El Alcalde Patricio Freire se trasladó hasta ese lugar y en terreno verificó lo que estaba ocurriendo, contactándose de inmediato con Chilquinta, quienes llegaron a solucionar la situación.

La gran cantidad de agua que cayó en pocas horas significó además que colapsaran los ductos de aguas lluvias, produciendo el anegamiento de algunas poblaciones, siendo las más afectadas las villas Yevide, Totoral, Julián Gumiel y Juan Pablo II.

Este escenario significó que personal municipal de Emergencia permaneciera hasta altas horas de la noche del lunes y la madrugada del martes en terreno, interviniendo un sector de la población Julián Gumiel, donde se trabajó con una máquina retroexcavadora para retirar la tierra que se encontraba en el sector de la línea férrea, permitiendo con esta acción que el agua escurriera.

Además, debido a la situación en que se encontraba un adulto mayor que vive en la calle, el municipio lo trasladó hasta el hogar Génesis y también se les entregaron enseres a un grupo de gitanos que se encontraban en el sector del Estadio Fiscal, apoyándolos con colchones, polietileno y alimentación.

Otros sectores, como la Calle Michimalongo, la avenida Maipú y Abraham Ahumada presentaron problemas de anegamiento, tal como ha sucedido en años anteriores, por lo que los vecinos ayudaron a eliminar el agua que se iba acumulando, para facilitar, especialmente, el tránsito de personas por las calles, ya que a eso de las 20 horas eso era prácticamente imposible.

Los funcionarios municipales se mantuvieron alerta toda la noche y a primeras horas de la mañana de este 28 de mayo, junto al Alcalde Freire, volvieron a recorrer las poblaciones de la comuna, constatando el estado en que se encontraban los vecinos y sus viviendas.

“Hemos salido nuevamente en la mañana para ver cómo están los vecinos. Ayer la situación era muy compleja, ya que varios sectores se vieron anegados, generando la preocupación de las personas. Por ello hemos estado toda la tarde y hasta la madrugada ayudándolos, constatando una situación muy grave, como es el anegamiento, algo que no puede seguir ocurriendo. Estamos recién entrando en el invierno y estos vecinos no tienen por qué vivir esto todos los años. Vamos a analizar la situación y ver qué podemos hacer, porque ellos no merecen pasar una noche más así y debemos dar soluciones definitivas a nuestros vecinos”, dijo el jefe comunal.

En horas de la tarde de este martes el sistema frontal descendió en intensidad y se presentaron precipitaciones aisladas, por momentos bastante fuertes, pero que no generaron problemas en la comuna.  En tanto que con la cantidad de agua caída se superaron los 24,2 milímetros que se habían presentado en esta misma fecha el año pasado.