Municipalidad de San Felipe obtiene un 79% de cumplimiento según Consejo Nacional de Transparencia

Muy distante del 34% obtenido en los meses antes de enero de este año 

Desde el año 2009, todos los servicios públicos y entre ellos los municipios, están obligados a cumplir con una serie de disposiciones de la ley que estableció un sistema para medir rangos de transparencia en el ejercicio de un gobierno comunal y cuya información debe estar a disposición de los usuarios.

La Municipalidad de San Felipe ha cumplido con esa disposición desde que comenzó a regir la Ley, y de hecho en la última evaluación realizada por el Consejo Nacional de la Transparencia, que es el órgano rector de este procedimiento, el municipio tuvo un aumento sustantivo en el cumplimiento de la Ley de Transparencia, en relación al año 2012, alcanzando un porcentaje de 79%, después de estar en sólo un 34%.

El período de evaluación corresponde hasta el mes de mayo, lo que corresponde a una mediación semestral, es decir durante los primeros meses de gestión del Alcalde Patricio Freire, una situación que deja bastante satisfecha a la administración del jefe comunal, pero con tareas pendientes, con la idea de lograr un mucho mejor porcentaje en los años que restan al jefe comunal.

“El Alcalde Patricio Freire cuando realizó su campaña y llegó a la Municipalidad comprometió que el ejercicio de su función, como primera autoridad comunal, la iba  a hacer de cercanía con la gente, un municipio de puertas abiertas, y no solamente las puertas, sino que las ventanas, no hay muros acá que puedan ocultar la información. Toda la información es pública y nos hemos acogido a todos los requerimientos legales en esta materia, y estamos satisfechos por ese comportamiento”, señaló el director del departamento jurídico de la Municipalidad, Jorge Jara.

Entre los aspectos que toma en cuenta el Consejo de Transparencia para entregar esta categorización, se cuentan la información referida a los contratos que la Municipalidad celebra con terceros, lo referente a los decretos, contratos y ordenanzas, por nombrar algunos.

El desafío ahora para el municipio es cumplir con esta obligación, mejorando aún más el porcentaje en los próximos meses.