Municipio realiza estricta fiscalización a locales comerciales que no han cancelado su patente

La Municipalidad de San Felipe está realizando una exhaustiva fiscalización a los locales comerciales, con la idea de que aquellos que no están cumpliendo la normativa puedan regularizar su situación, especialmente en lo que respecta al pago de patentes.

La fiscalización comenzó hace unos días y ha permitido detectar, en una primera instancia, el funcionamiento de talleres mecánicos, en distintos sectores de la comuna, sin patente.

Según explicó Margarita Guerra, Jefa del departamento de Rentas y Patentes del municipio, ante esta situación se estableció un decreto, para la clausura de un primer local, que se efectuó en horas de la tarde de este martes, mientras que otros dos establecimientos de estas características se encuentran en similar situación.

“Yo quiero hacer un llamado a estas personas, porque primero ha habido citaciones al Juzgado de Policía Local, han habido partes y la verdad es que ellos no se han acercado al municipio a solucionar su problema. El llamado es para que ellos vengan al municipio, nosotros aquí vamos a buscar alguna forma de solución”, dijo Guerra.

La jefa de la unidad municipal sostuvo que varios de estos locales están mal emplazados y muchas veces funcionan en casas particulares, generando el disgusto de los vecinos, ya que además de los ruidos molestos, se suma la gran cantidad de autos ubicados en la vía pública, impidiendo el normal funcionamiento de un determinado sector.

La clausura del local se produce luego de varios procesos anteriores, entre los que se cuentan multas y citaciones al Juzgado de Policía Local y en el caso de no regularizar la situación, se decreta la clausura del local, pudiendo revertir esta situación acercándose al municipio y realizando los trámites necesarios para obtener una patente.

Desde hace un tiempo, la normativa que rige la obtención de patentes para talleres mecánicos se hizo más estricta, trámite que necesita la aprobación de la Dirección de Obras, que establece la factibilidad del lugar donde está emplazado el taller, además contar de un certificado de calificación y un informe de la Seremi de Salud.

“Los locales de este rubro suelen ser molestos, en el sentido de los ruidos y también al ocupar las vías públicas para ubicar los vehículos o arreglar los vehículos y también hemos recibido reclamos de casas particulares, entonces a pesar de los pocos funcionarios que tenemos, estamos haciendo un seguimiento”, señaló Guerra.