Establecimientos educacionales y jardines infantiles fueron certificados como protectores de la infancia y la adolescencia

Este miércoles concluyó la primera etapa del programa Escuelas Protectoras de la Niñez y la adolescencia, por lo que los establecimientos educacionales y jardines infantiles participantes de la iniciativa recibieron su certificación.

El programa consistió en la ejecución de ocho sesiones, que se realizaron entre los meses de agosto y octubre de este año y en la que participaron los establecimientos educacionales y jardines infantiles de la comuna, con el objetivo de fortalecer el trabajo coordinado y la corresponsabilidad como garante de derechos de niños y adolescentes que tienen estos establecimientos.

Durante este tiempo las capacitaciones se centraron en exponer a los centros educacionales desde qué momento los niños son garantes de derechos, además de enseñarles a utilizar el circuito de derivación y denuncia frente a casos de vulneración de derechos, algunas constitutivas de delito y la entrega de herramientas para que se vayan actualizando los reglamentos en los establecimientos, todo esto desde la perspectiva de los derechos de los niños.

De los establecimientos participantes se certificaron 16, que son quienes cumplieron el requisito de la asistencia de los profesionales de las escuelas y jardines.

“Esto debería beneficiar a una importante cantidad de niños, porque son establecimientos que cuentan con gran matrícula, así mismo jardines infantiles e ir fortaleciendo todo el trabajo promocional y proteccional desde el gobierno comunal que es el municipio”, dijo Francisca Hidalgo, coordinadora de la OPD de San Felipe.

El Alcalde Patricio Freire destacó la realización de la actividad y la participación de los establecimientos educacionales, además del trabajo efectuado por los profesionales de la OPD de San Felipe, del departamento psicosocial de la Daem y del programa Senda Previene y puso el énfasis en la importancia que tiene para su administración alcaldicia los niños, niñas y adolescentes de la comuna, ya que ellos son el futuro de San Felipe.

Alma Araya es encargada de convivencia escolar de la escuela José Manso de Velasco y también participó en la primera etapa de este programa, destacando que lo aprendido permite mejorar prácticas que puedan realizarse en los establecimientos educacionales y erradicar la violencia en estos lugares.

“Esto es uno de los pasos más importantes que tenemos como escuela, toda vez que está en boga velar por la buena convivencia escolar en las escuelas, enseñar a los niños y nuestra comunidad que lo que debe primar es el buen trato ante todas las cosas, los niños tienen derecho  a recibir un trato digno, tanto de sus padres como de toda la comunidad educativa”.