Niños y niñas de San Felipe eligieron pasar el verano aprendiendo computación en la Biblioteca Pública

Una entretenida iniciativa desarrolló durante estas dos últimas semanas la Biblioteca Pública de San Felipe, ya que en este tiempo dictó cursos de computación para los niños y niñas de la comuna.

La idea era generar una instancia para que los niños que no tienen tiempo durante el año de asistir a clases de computación lo hicieran en esta fecha, especialmente aquellos que no salen de la comuna.

Según explicó Macarena Blanca, encargada de la Biblioteca, “estos cursos se han desarrollado en períodos de vacaciones a los niños que no tienen tiempo durante el año de alfabetizarse digitalmente y es una opción para los papás para llevarlos a un lugar entretenido donde puedan interactuar, aprender y pasarlo bien”.

Los niños han tenido clases diarias, con cinco días de duración para cada curso, tiempo durante el cual han podido aprender distintos varios temas, desde encender el computador, su equipamiento, hardware, el sistema operativo de Windows e internet, entre otros aspectos.

Las clases comenzaron el 27 de enero y culminan este viernes 7 de febrero con una muy positiva evaluación, ya que participó una importante cantidad de niños y niñas, quienes disfrutaron con las clases e hicieron amigos.

“Me ha parecido súper bueno porque he aprendido cosas que no sabía y me han reforzado lo que ya sabía. Cuando llegué me hice amiga de todas acá y en los recreos andamos juntas y también hemos aprendido hartas cosas. Yo vine a entregar unos libros y ahí supe de los cursos, así que me inscribí y comencé  a venir”, comentó Andy Montecinos.

Catalina Colarte también está feliz participando de los cursos, los que le han permitido aprender sobre distintos temas, “hemos aprendido cosas que no sabíamos de los computadores, ahora estamos en el correo electrónicos, la hemos pasado muy bien porque en los recreos podemos ir a leer, entonces podemos hacer varias actividades”.

Karen Zamora, apoderada de una de las alumnas, destacó esta iniciativa, que permite a los niños aprender, hacer amigos y pasar unas vacaciones diferentes.

“Me parece excelente porque los sacas un rato de la casa y aprenden algo, porque ella sabe computación pero lo básico y ahora han aprendido harto, está bien entusiasmada”, dijo la mamá.