“Expo Monitoras 2015” generó gran interés entre las sanfelipeñas

  • Diversas técnicas artísticas y manuales, actividades que pueden favorecer el emprendimiento y el autoconsumo, forman parte de la oferta de monitorías para los talleres femeninos este año.

Enorme interés despertó entre las vecinas de la comuna de San Felipe, la segunda versión de la “Expo Monitoras 2015”, desarrollada en la Plaza Cívica, oportunidad en la que el equipo de monitoras del municipio, mostró al público las ofertas de actividades que pueden desarrollar con los talleres femeninos, centros de madres y otras organizaciones femeninas de la comuna.

Se trata de una iniciativa sumamente valorada por las mujeres, ya que en la medida que se encuentren organizadas, pueden solicitar a la Oficina Municipal de la Mujer, la posibilidad de que una monitoría.

FOTO 2 - expo monitoras

Silvana Vera, coordinadora de la Oficina Municipal de la Mujer, señaló que “la idea es que las organizaciones de mujeres puedan conocer y elegir la monitoría que desean que se les dicte este año, que puede ser de autoconsumo, emprendimiento o de carácter socio recreativo”.

La oferta de monitorías incluye peluquería, repostería, cocina saludable, así como crochet, corte y confección, telar, entre otras.

El 2014 hubo ochenta organizaciones femeninas que recibieron monitorías, con 20 sesiones de dos horas cada una.

“La verdad es que esta iniciativa municipal favorece a más de mil 500 mujeres de la comuna, tanto de sectores urbanos como rurales. Por eso invitamos a las mujeres a organizarse, para que constituyan talleres femeninos o centros de madres y así puedan acceder a esta instancia”, manifestó Silvana Vera.

Recalcó la profesional que un aspecto que le da enorme valor a estas monitorías, es la capacidad que pueden adquirir las mujeres para desarrollar una actividad de autoconsumo, que incluso puede llegar a convertirse en un emprendimiento.

“Cuando hablamos de un taller donde se cuenta con la monitora de peluquería, estamos hablando de mujeres que contarán con la técnica para cortar el pelo de sus hijos, sobrinos o vecinos, pudiendo con posterioridad perfeccionarse y así, generar un emprendimiento o acceder como aprendices o ayudantes en una peluquería”, precisó Silvana Vera.