Municipio de San Felipe y el Serviu avanzan en nueva etapa de parque borde estero Quilpué con inversión aproximada de 1.800 millones de pesos

  • La iniciativa contempla la construcción de dos plazas de agua, senderos, áreas verdes, juegos infantiles, sombreaderos y reforestación y se extenderá desde calle Abdón Cifuentes hasta el aeródromo de San Felipe.

En la segunda gran etapa del parque borde estero Quilpué, que comprende entre la calle Abdón Cifuentes y la cabecera norte del aeródromo de San Felipe se encuentra trabajando actualmente junto al Serviu la Municipalidad de San Felipe.

Durante los últimos seis meses la corporación edilicia ha estado trabajando junto al Serviu en el diseño de esta segunda etapa, la que se presenta bastante distinta al proyecto que se ejecutó a la altura de la villa Las Acacias.

Según explicó Claudio Paredes, Secretario de Planificación del municipio sanfelipeño, el sector entre la calle Abdón Cifuentes y el aeródromo es mucho más amplio que la primera etapa del parque borde estero, por lo que permitirá una serie de elementos urbanísticos que no estaban presentes en la primera etapa.

“Por ejemplo el parque va a llevar dos plazas de agua, al final de la avenida Yungay, frente a lo que se conoce como la “plaza de los dinosaurios”, ahí va a haber un gran espacio de desarrollo para la convivencia de los vecinos, tanto del sector como de la ciudad y de los niños y jóvenes de la comuna. Se plantea una plaza de agua, con senderos y circulaciones, con áreas verdes y reforestación, de manera de devolver a esos espacios una imagen de verdor que es propia del borde estero”, señaló el profesional.

En tanto en el sector correspondiente entre la sede de la villa Bernardo Cruz y la cabecera norte del aeródromo, se va a desarrollar otro espacio de equipamiento, donde se instalará una segunda plaza de agua, y se incorporarán juegos infantiles para los niños y espacios de sombreaderos, lo que permitirá que la familia sanfelipeña y especialmente los pequeños puedan disfrutar de este espacio al aire libre.

Esta parte del proyecto ya cuenta con un cronograma establecido, que contempla la finalización del diseño en el segundo semestre de este año, contando ya, en esta fecha, con la etapa de ingeniería, el diseño de paisajismo, a la vez que se está terminando el diseño del riego tecnificado y el proyecto de agua se encuentra para la aprobación de Esval.

“Por tanto la postura del Serviu y el ministerio de Vivienda es la ejecución en el año 2017. Esto involucra para San Felipe una recuperación de aproximadamente dos kilómetros lineales de espacio, de cuatro hectáreas, hablando en metros cuadrados y lo más importante es poder generar un lugar de convivencia y recreación para la comunidad en su conjunto”, informó el Secpla.

Respecto de la inversión, Paredes señaló que los recursos se aproximan a los mil 800 millones de pesos en esta etapa del parque, los que darán vida a un proyecto que se ha trabajado en una primera etapa junto a los vecinos, especialmente en el proceso de diseño.

“Este proyecto ha tenido dos grandes etapas, una la participación de los vecinos y los dirigentes, donde se generaron talleres y mesas de trabajo, donde se llegó a acuerdos de uso del espacio, en el entendido que son espacios abiertos para toda la comunidad y en segundo lugar una mesa técnica, donde ha estado la Municipalidad, a través de la mesa territorial, la dirección de Obras, la Secretaría de Planificación y el Serviu a través de un equipo específico que tienen dentro del área de espacios urbanos y la consultora”.

Según explicó Paredes, un proyecto para poder realizarse de manera seria, hasta su ejecución, debe contar con un diseño, planimetría, presupuestos y principalmente el diseño de especialidades.

“Cuando uno tiene todo eso, puede hablar de un proyecto, lo demás, son ideas”, concluyó el Secpla de San Felipe.