Comunidad Educativa de la Escuela Almendral celebró con actividades de sensibilización el Día del Medio Ambiente

Desde la reutilización de tapitas de botellas plásticas para la confección de un mural hasta un operativo de limpieza en el Cerro Yevide, pasando por acciones de fomento del reciclaje y de valorización de la naturaleza, fueron algunas de las acciones que desarrollaron los alumnos y alumnas de la Escuela Almendral, establecimiento que durante la jornada de este martes, celebró el día del medio ambiente.

A cargo del departamento de ciencias del establecimiento, encabezado por la profesora Vanessa Bugueño, se desarrolló esta jornada que permitió reforzar conceptos relacionados con la protección del medio ambiente, un desafío que se vincula con el sello de la escuela y que hoy le permite contar con certificación medioambiental en su nivel intermedio.

Vanessa Bugueño, se mostró conforme con el resultado de la jornada, donde fue posible establecer el compromiso y la sensibilidad que tienen los niños en esta materia.

“Nosotros somos una escuela medioambiental y por eso, todos participamos en esta celebración del Día del Medioambiente. Esta actividad está planificada hace mucho tiempo, somos tres profesores de ciencias que nos hacemos cargo de esta iniciativa, pero movemos a toda la escuela. Quedamos muy contentos con esta jornada, porque todos participaron y creemos que pudimos desarrollar acciones concretas de concientización acerca del cuidado del medio ambiente”, señaló la profesora.

La directora Wilta Berríos, destacó que la Escuela sigue trabajando no solo para cumplir con las exigencias de ser un establecimiento certificado medioambientalmente, sino también para alcanzar un nivel de excelencia.

Señaló que esta certificación ha representado instalar una cultura de respeto y protección del entorno, con acciones que atraviesan todo el espectro curricular de los estudiantes de la Escuela de Almendral y en esa línea, resaltó que esta labor involucra a toda la comunidad educativa, incluidos por cierto las familias de los alumnos.

“Es una práctica instalada la que implica este sello medioambiental y a nivel transversal, en todas las asignaturas, en todas dimensiones, de gestión curricular, convivencia, dirección, recursos, no solamente enfocado en la parte ecológica, sino también considerando el autocuidado, en el arraigo y la identidad. Ser una escuela certificada es un trabajo fuerte, a nivel de apoderados, de profesores, del equipo de gestión y de los alumnos”, expresó la directora.

La Escuela Almendral ha logrado generar una serie de acciones en esta línea que no se limitan a la celebración de una fecha en particular, involucrando a todos quienes dan vida al plantel y desplegando una labor que no solo busca elevar el nivel de certificación, sino también que sirva para replicar la información, las experiencias y los resultados en otras instituciones, establecimientos y organizaciones de la comuna.