Escuela San Rafael celebró el Día de la Inclusión con el mensaje “todos son bienvenidos y todos son importantes”

La comunidad educativa de la Escuela San Rafael celebró el viernes recién pasado el Día de la Inclusión con un acto donde los alumnos realizaron una hermosa presentación artística y los apoderados comentaron experiencias con sus hijos.

Según explicó el director, Carlos Jara, el objetivo de la Escuela San Rafael es ser una escuela inclusiva, donde no existe la discriminación y donde los docentes, asistentes de la educación y los profesionales del Programa de Integración trabajan enfocados en los niños con capacidades especiales.

“Para nosotros cada niño viene con una capacidad intelectual específica y nosotros trabajamos con ellos para que ellos sean personas de futuro. Aquí hay un trabajo colaborativo y el programa de integración es un equipo de lujo que tengo acá en la escuela, porque tengo una educadora diferencial, una kinesióloga, una fonoaudióloga, psicóloga, y un terapeuta ocupacional, o sea todo un equipo que hace un buen trabajo con los niños”, dijo el director.

Según explicó Angélica Vásquez, encargada del programa de integración, la escuela presenta una alta tasa de alumnos con necesidades educativas especiales, de hecho el 57% de la matrícula pertenece al programa de integración, por lo que el trabajo de inclusión es un tema que se ejecuta todo el año.

“Este mes de agosto se celebraba el día de la no discriminación y nosotros quisimos celebrarlo de manera inclusiva con toda la comunidad educativa, promoviendo los valores de respeto por el otro, y el valor del otro a pesar que sea diferente, porque todos somos diferentes, la solidaridad, la empatía y esto es algo que trabajamos todo el año”, dijo la profesional.

Algunos de los niños que asisten a la Escuela San Rafael presentan trastornos del lenguaje, déficit atencional, necesidades derivadas de déficit intelectual, trastorno del espectro autista, y el trabajo con ellos se realiza de manera diferenciada y en colaboración con los docentes.

Adriana Vásquez es apoderada de tercer año básico, y su hija presenta necesidades especiales y a diferencia de otros establecimientos a los que asistió, en la Escuela San Rafael su pequeña ha mostrado importantes avances.

“En otros colegios mi hija fue discriminada, por el hecho de que ella tiene un déficit atencional, ella tiene 11 años, pero ella médicamente es una niña con una personalidad de 9 años. De pequeña ella fue medicada y sufrió mucho bulling y estuvo en cuatro colegios y cuando volvimos a San Felipe no pensé en otro colegio que no fuera la Escuela San Rafael, donde nos han acogido muy bien, especialmente el director, quien la ingresó altiro”.

Según el director, el compromiso es continuar trabajando en la misma senda, para mejorar las condiciones de todos los niños del sector, siendo especialmente una escuela inclusiva, donde todos son bienvenidos y todos son importantes.