Centro de Desarrollo Humano y Bienestar SER cumplió un año trabajando con la medicina integrativa

 

  • Se incorporan en el tratamiento del paciente, elementos de la medicina tradicional con prácticas alternativas

Una experiencia de trabajo, así lo definieron los usuarios y profesionales que se desempeñan en el Centro de Desarrollo Humano y Bienestar SER, al celebrar el primer aniversario.

Uno de los principales valores que tiene este centro es potenciar la medicina integrativa en los distintos ciclos, desarrollando terapias complementarias para los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, a través de la arterapia, la musicoterapia, el yoga infantil, el chikun, entre otras.

La medicina integrativa suma elementos de la medicina convencional y natural, colocando a disposición del paciente todos los instrumentos posibles para su curación.

Lo que se busca es no descartar la potencialidad de la medicina natural, aceptando a su vez, el papel que la medicina convencional tiene en la mejora de la calidad de vida de la población.

Esto permite asistir pacientes con enfermedades crónicas que hasta ese momento recibían un tratamiento meramente paliativo, en vez de curativo.

La directora del Departamento de Salud Municipal, Marcela Brito, manifestó que esto es una respuesta a muchos pacientes que adherían a esta estrategia de incorporar el modelo de medicina integrativa.

“Ha tenido un desarrollo muy fructífero, es una muestra de lo que necesitamos como sociedad hoy día abocarnos a autogestionar nuestra salud desde el ámbito mucho más espiritual”, sostuvo.

Mariela Maldonado, directora del Cesfam Segismundo Iturra, reiteró que este centro está pensado en la salud de los usuarios abordando el tratamiento desde otra mirada, donde se incorporan las artes.

Una de las usuarias de este centro, Carmen Saavedra, explicó que, a través de la medicina alternativa, principalmente Flores de Bach, superó su problema de no poder dormir, “dejé de tomar remedios y cuando voy a las clases botó toda la energía negativa”.