Nuevo ciclo de equinoterapia benefició a un total de 35 estudiantes de la comuna

  • Alianza entre municipio y fundación Equiendo permite entregar este apoyo a familias sanfelipeñas, en la línea de avanzar en transformarse en una comuna más inclusiva

Un total de 35 estudiantes con capacidades diferentes y otros derivados por la oficina de la Discapacidad, fueron atendidos por profesionales de la Fundación Equiendo y quienes recibieron su certificado de egreso del programa correspondiente al año 2018, que significó una inversión municipal de 40 millones de pesos.

Esta institución, ubicada en la comuna de Putaendo, lleva más de tres años trabajando con alumnos de la escuela Sagrado Corazón y aquellos que forman parte del Programa de Integración Escolar (PIE), sumado a niños y niñas que se atienden a través de la oficina de la discapacidad, gracias al convenio que mantiene la Municipalidad de San Felipe y que forma de las políticas de inclusión de la administración del alcalde Patricio Freire.

Los beneficiados son atendidos utilizando terapias interdisciplinarias en las cuales se ocupan caballos, permitiendo mejorar las competencias educativas, sociales, las habilidades de integración y generar mejores oportunidades para las personas que presentan algún tipo de discapacidad.

Para que un niño o niña acceda a este beneficio debe ser alumno del sistema de educación municipal o atenderse en la oficina de la Discapacidad tener una orden médica que indique la equinoterapia como terapia y ser evaluado por un equipo de profesionales. Cada ciclo de atención dura seis meses.

El director de Desarrollo Comunitario, Pablo Silva, indicó que ser una comuna inclusiva no es un discurso, sino que se demuestra con acciones reales, “lo que se ve reflejado en todo el trabajo que se efectúa con estas familias y que permite generar un fuerte vínculo entre los padres y sus hijos”.

La directora de la escuela Sagrado Corazón, Beatriz Gallardo, indicó que este tipo de terapias permite avanzar en lograr una mejor calidad de vida de los estudiantes, “los papas nos manifiestan que sus hijos quedan con una mejor predisposición al trabajo y también sirve como una terapia para la familia, dado que participan de todo el proceso”.

Rafael Pantoja, director de la Fundación Equiendo, agradeció el apoyo prestado por la gestión del alcalde Patricio Freire con este proyecto y de todos los funcionarios involucrados en este grupo. “Una iniciativa que ayuda a muchas familias de San Felipe, quienes se involucran en todo el proceso que incluye la terapia que desarrollamos con ellos durante seis meses”, comentó.