Escuela San Rafael complementó su trabajo educativo durante agosto con la mirada de igualdad y no discriminación

Durante el mes de agosto la Escuela San Rafael dedicó el trabajo con los alumnos al respeto a los Derechos Humanos, enmarcados en los principios de igualdad y nos discriminación, temas que aplicaron en el plan de convivencia escolar y de apoyo a la inclusión.

A lo largo de todo este mes, los profesores realizaron diversas actividades de sensibilización con los alumnos de todos los niveles, a través de una campaña que efectuaron durante todas estas jornadas y que contempló actividades en los actos semanales, y especialmente en las horas de arte de los niños, los que participaron activamente en un concurso de pintura, cuyo premio para los ganadores que fueron primero y segundo básico, era plasmar en un mural las ideas de trabajo en equipo e inclusión.  

A esta iniciativa, se sumaron diálogos y videos educativos, conmoración que culminó este jueves 22 de agosto con un acto central, en el que participó toda la comunidad educativa, y especialmente los niños, quienes presentaron un poema y un cuadro musical, especialmente enfocado en la inclusión.  

Sin embargo, este es un tema que esta escuela del sistema municipal trabaja durante todo el año, ya que entre sus sellos se encuentra la inclusión, a propósito de que establecimiento cuenta con un alto número de alumnos que forman parte del Programa de Integración Escolar.

“Entonces estamos semanalmente reforzando a través de las efemérides que se van celebrando aprovechamos esas instancias para trabajar esos valores, como el respeto, la empatía, la tolerancia o la diversidad, que les sirve a los niños y los prepara para vivir en una sociedad que es tan heterogénea”, dijo Angélica Vásquez, coordinadora del Programa de Integración Escolar de la Escuela San Rafael. 

Precisamente la escuela cuenta con una matrícula de 42 niños y más de la mitad son parte del programa de integración, divididos en pequeños que tienen capacidades diferentes, como trastorno del espectro autista, déficit cognitivo y trastorno del lenguaje, entre otras características, siendo una de las escuelas que cuenta con un cuerpo de profesores y profesionales en distintas áreas completamente capacitados para trabajar día a día y cubrir las necesidades de aprendizaje desde su propia realidad. 

“Cada uno avanza a su ritmo, pero todos los niños tienen un trabajo especializado con las especialistas del programa de integración y también damos apoyo dentro del aula en las asignaturas más fuertes”, sostuvo la profesional.

La escuela además se ha convertido en un espacio de encuentro entre la comunidad de San Rafael, por lo que mantiene sus puertas abiertas para que los vecinos conozcan el trabajo educativo que ahí se realiza.