Más de 13 mil “pasadas” registró ciclovía de Prat durante el primer mes de funcionamiento del contador de bicicletas

  • Datos indican que este eje tiene más demanda en horario punta, lo que demuestra que la mayor parte de ciclistas lo usa para trasladarse a sus trabajos.

Una tasa de 460 ciclistas circula al día sólo por la ciclovía de calle Prat, de acuerdo con el contador que se instaló en el lugar, y cuya medición está por sobre el promedio para una vía del mismo estándar en otras ciudades del país.

Esto demuestra que la ciclovía, propiamente tal, ya no es usada como una vía recreativa, sino que demuestra que la bicicleta hoy es un medio de transporte efectivo para trasladarse al centro, al hogar o al trabajo.

Con el apoyo del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo, se instaló este contador, el pasado 9 de julio, el que funciona de manera remota y cuya información es enviada a una central que monitorea todos los equipos que existen hoy en el país.

Básicamente, este aparato tiene la precisión necesaria para contar el tránsito de las bicicletas, en ningún caso la circulación de los peatones, ya que consta de dos sensores que calculan la dirección, velocidad y peso del objeto que está pasando, lo que permite discriminar si es una persona o no.

El asesor urbanista de la Municipalidad de San Felipe, Rodrigo Salinas, explicó que la media bordea las 460 bicicletas, lo que significa que durante el primer mes se registraron por este eje 13 mil pasadas de ciclistas.

“Con esto se cumple lo que se plantea en el Plan Maestro de Gestión de Tránsito que la ciclovía es una alternativa de traslado seguro para las personas, también queda en evidencia que su utilización es para ir al trabajo, ya que la mayor demanda se genera en hora punta”, sostuvo.

Salinas indicó que lo fundamental es que existen antecedentes que demuestran que contar con una red de ciclovías es positivo y reafirma el componente histórico de la comuna, “que señala que el uso de la bicicleta jamás se ha perdido, es continuo”.

El alcalde (s) Patricio González indicó que a esto se suma que las ciclovías que están en las alamedas también tienen un alto uso, lo que reafirma que esta obra la está usando la comunidad.

“Compartimos la apreciación sobre la dificultad que se genera al tener ciclovías, autos circulando y estacionamientos en algunos ejes, una situación momentánea porque entendemos la necesidad que existan más calzos de acuerdo con la demanda generada desde el comercio, lo que se resolverá cuando exista una mayor oferta de aparcaderos privados”, sostuvo.

Carlos Vicencio, vocero de Agrupación Aconcagua Pedalea, quienes participaron el domingo de una cicletada para manifestar el rechazó a la propuesta de eliminar las ciclovías, recordó que antes era muy peligroso transitar por el centro, principalmente, por la cantidad de accidentes. “Somos muchos quienes utilizamos la ciclovía y no solo por deporte o recreación, sino como un medio de transporte diario”.