Alumnos de primer año básico de la Escuela 21 de Mayo mostraron los avances en lectura a sus padres y a la comunidad escolar

Este jueves los niños de primero básico de la Escuela 21 de Mayo participaron en la tradicional ceremonia “Ya sé leer solito 2019”, instancia donde los alumnos muestran los avances logrado durante el año escolar en el proceso lector.

Este año fueron 13 los alumnos que cumplieron con el proceso, en un año con características especiales, pero donde los niños pusieron todas sus ganas. 

“Los niños pusieron todo el empeño y la motivación y para eso ha sido importante el apoyo de la familia, porque la escuela no se hace sola y el proceso lector es imposible realizarlo sin el apoyo familiar. Ha sido un momento muy emotivo para los niños, reconocer ante la comunidad la importancia de la lectura es muy relevante en el mundo que estamos viviendo que es muy tecnológico y donde abandonamos los textos”, dijo Germán Godoy, director de la Escuela 21 de Mayo.

Dominar ya la lectura les permitirá el próximo año, en segundo básico, comenzar la comprensión lectora, trabajando distintas estrategias para hacer el proceso más entretenido. 

“Existen diferentes tipos de estrategias para poder trabajar el tema de la comprensión lectora y los niños se han dado cuenta que cuando se leen entre ellos mismos, se escuchan, opinan, reflexionan, opinan a través de un texto, entonces se van trabajando distintos tipos de habilidades a nivel lector y la destreza de la lectura implica el ir repitiendo, mejorando, leer en público y grupalmente entonces el escenario para el segundo básico es bastante propicio”, dijo el director.  

Los alumnos estaban felices de poder mostrar los avances a sus padres, quienes escucharon atentamente la lectura que los niños realizaron, mostrándose muy conformes con el proceso que vivieron sus hijos durante este año.

“Orgullosa de ellos, de todos los que pudieron pasar de curso y aprender a leer en tan poco tiempo, con todo lo que pasó aprendieron a leer muy rápido. El curso es súper unido y con mucho apoyo de la familia, primer año que estoy en la Escuela 21 de Mayo y ha sido muy bueno, mi hijo feliz de venir al colegio todos los días, ha sido muy positiva la experiencia”, dijo Katherine Estrada, apoderada de primer año básico.  

Al estar finalizando el año escolar, Germán Pinilla realizó un balance del proceso educativo durante este año, que él calificó como atípico, y cuya programación fue afectada por las movilizaciones. 

“En el área de la convivencia uno notó que los niños estaban más inquietos, con muchas preguntas, se hicieron muchos talleres para reflexionar y trabajar el tema emocional con los estudiantes, lo que es fundamental. En el tema de los aprendizajes hay una medición Simce que no va arrojar resultados para hacer análisis comparativo, solamente va a servir a modo de diagnóstico de los aprendizajes de la escuela y análisis interno, eso también nos preocupa, porque uno tiene que hacer un seguimiento a la trayectoria de los aprendizajes”, sostuvo el profesional. 

Y con ese escenario, Germán Pinilla manifiesta que existirán muchos desafíos a partir del 2020, entre ellos volver a abordar los aprendizajes y profundizarlos, potenciando estrategias para reforzar estos aspectos.