Recalcando el éxito de las terapias, finalizó un nuevo ciclo del convenio entre el municipio y fundación Equiendo

  • 24 estudiantes de la Escuela Especial y 5 usuarios de la Oficina de la Discapacidad se vieron beneficiados con estas sesiones que aportan a la rehabilitación a través de la hipoterapia.

Destacando los positivos resultados, durante la mañana de este jueves se desarrolló la ceremonia de clausura de un nuevo ciclo del convenio entre la Fundación “Equiendo” y la Municipalidad de San Felipe, destinado a 24 estudiantes de la Escuela Sagrado Corazón y a 5 usuarios de la Oficina municipal de la Discapacidad.

En rigor, se trató de sesiones de hipoterapia, a cargo de un equipo de profesionales de la Fundación, que tiene como objetivo apoyar a la rehabilitación de niños, adolescentes y adultos a nivel neuromuscular, psicológico y social, por medio del caballo como herramienta terapéutica.

Precisamente, al acto asistieron los beneficiaros, sus familias y las autoridades encabezadas por el Administrador Municipal, Patricio González (en representación del alcalde Patricio Freire), quien valoró destacó la preocupación permanente del municipio para que estudiantes y sus familias tengan acceso a potenciar sus habilidades y aprendizajes.

“Este es un proyecto que hemos venido promoviendo y apoyando durante varios años y, efectivamente, ha tenido un impacto muy importante en la calidad de vida de nuestros pequeños, tanto de la Escuela Especial como de la Oficina de la Discapacidad que trabajan vinculadamente con la fundación, y los logros están a la vista. Los padres se han ido apoyando, porque saben que es un proceso para que nuestros niños mejoren su calidad de vida, puedan lograr una rehabilitación física y espiritual, porque promueve el trabajo en equipo, la vinculación, el compartir y la suma de todos estos objetivos, generan que todos estemos contentos y conformes con los avances”, recalcó.

Para la directora de la Escuela Sagrado Corazón, Beatriz Gallardo, esta finalización significa “un tremendo aporte para nuestros alumnos. Queremos agradecer al alcalde, al administrador y al jefe de la DAEM por permitirnos ser parte de estas terapias. Hay una preocupación permanente de ellos para que nuestros estudiantes realicen estas sesiones y eso nos tiene muy contentos”

 En este sentido, Rafael Pantoja, director de la Fundación Equiendo, se mostró contento con el desarrollo del año, que permitió lograr notables avances en la rehabilitación de los usuarios.

“Estamos muy contentos por el recibimiento que tuvimos y por cómo han sido las experiencias de las terapias. Ha sido muy bueno el apoyo de la municipalidad, del alcalde Patricio Freire, de la DAEM, de los padres, de todos. Hemos tenido muy buenos resultados en las evaluaciones, incluso más de lo que nosotros esperábamos. Nosotros trabajamos con objetivos específicos para cada niño, porque sabemos que cada niño es diferente. Ayudamos a cada uno a desarrollarse mejor”.