Escuela Carolina Ocampo está enfocando el trabajo con sus alumnos en aprendizajes basados en proyectos

Realizando trabajos que tienen un plazo de dos semanas para su ejecución, es la forma en que la Escuela Carolina Ocampo, del sector de Bellavista, está trabajando con sus estudiantes. 

Esa es la manera que definió el equipo directivo de la escuela, para poder avanzar en el proceso educativo de los estudiantes, un sistema distinto del que habían habilitado las dos primeras semanas de suspensión de clases, en que se enfocaron en la entrega de guías, pero que se volvió muy difícil de ejecutar ya que no todos los niños de este sector rural de la comuna cuentan con computador e internet de banda ancha, que permitiera hacer un monitoreo de las clases virtuales.

Es así que los docentes, luego de varias reuniones de trabajo se adecuaron a las condiciones con que sí cuentan los alumnos y se plantearon el desafío de establecer un sistema que no sobrecargara a las familias y que ayudara a que los estudiantes aprendieran de mejor manera, por lo que están enviando un trabajo cada dos semanas, y que tiene relación con elegir objetivos de aprendizaje cada dos cursos, es decir, prekinder y kinder; primero y segundo básico; tercer y cuarto básico; quinto y sexto básico y séptimo y octavo básico.

“En ese objetivo de aprendizaje nosotros buscamos temas que sean en común para los niveles. En este caso es común séptimo y octavo básico el tema de las antiguas civilizaciones, quinto y sexto básico el tema de la alimentación saludable y así hasta llegar hasta prekinder y kinder”, sostuvo Eduardo Gallardo, director de la Escuela Carolina Ocampo.

A juicio del director, este tipo de trabajo es una manera más amigable de trabajar con la familia, de trabajar con el apoderado, “entendiendo que, por un tema logístico y por un tema de aglomeración, no vamos a entregar guías en el colegio, solamente aquellos casos muy puntuales, que son muy pocos en la escuela, vamos a entregar una guía en forma personalizada, que son los casos que hemos visto como equipo de gestión”, puntalizó el director.

Respecto a los niños que forman parte del Programa de Integración Escolar, en calidad de permanentes, Eduardo Gallardo sostiene que a ellos se les envía un trabajo personalizado para el desarrollo de sus aprendizajes.

Y en relación al apoyo psicológico para los niños de la escuela, el equipo directivo está trabajando con la página de facebook del establecimiento, distintos videos y orientaciones

“Nosotros queremos ir trabajando de esta manera con los apoderados y eventualmente, si todo resulta bien, terminar con un aprendizaje basados en proyectos para que los estudiantes vayan conociendo una nueva metodología y una nueva manera de entender la formación. Todo lo que se envíe al hogar, va a ser evaluado, pero no con nota directa al libro, sino de una evaluación que sea formativa”, finalizó Gallardo.