Con un estricto protocolo de seguridad para proteger a funcionarios y apoderados el Liceo Cordillera entregó canastas de alimentos

Tomando todas las medidas sanitarias y de distanciamiento físico para proteger a funcionarios y apoderados, el Liceo Bicentenario Cordillera realizó la quinta entrega de canastas de alimentos, de acuerdo al programa PAE de Junaeb.

Durante todo el día miércoles los apoderados llegaron hasta el establecimiento a retirar este beneficio para los alumnos que almorzaban en el liceo desde principio de año.

“El Liceo Cordillera se ha preocupado siempre de que funcione ordenadamente, con los protocolos que están establecidos para que nadie tenga algún riesgo, y la idea es que la alimentación llegue a todos los alumnos que almorzaban en el colegio normalmente, así que ese es nuestro interés, que los apoderados vengan en los tiempos que corresponden, nosotros tenemos asignadas 782 (canastas)”, dijo Oriana Cepeda, encargada del Programa de Alimentación Escolar, PAE del Liceo Cordillera. 

El proceso fue fiscalizado por Mario Villanueva, funcionario de Junaeb, quien se trasladó hasta el liceo, constatando el contenido de las canastas.

 

 “Vemos un excelente cumplimiento, la directora Ana María Donoso, ha cumplido 100% siempre con la entrega y los protocolos sanitarios al igual que todos los docentes y el cuerpo administrativo que ayuda y coopera con el cumplimiento del PAE”, dijo el profesional.

 

Asimismo, frente a algunas críticas que se han registrado en redes sociales, respecto a alimentos en mal estado, Villanueva sostuvo que “los padres y apoderados cuando ellos revisen las fechas y vean que los alimentos están en forma y no tienen problemas pueda seguir las instrucciones, se ha dado la situación del producto del pollo, que viene en un envase cerrado y que viene con las indicaciones claras. Ese producto debe ser cocinado a baño maría con el mismo envase, este es un producto que es muy bueno en calidad y si tienen alguna duda por algún producto que estaba con algún problema, les sugiero que hagan las denuncias en los canales que corresponden”.

Los apoderados que llegaron hasta el establecimientos ingresaban por la puerta principal, donde se les tomaba la temperatura y se les entregaba alcohol gel, para luego recibir un ticket para retirar los productos.

Para Alejandro Albanéz, apoderado de una alumna de cuarto año, el proceso de entrega de canastas estuvo muy ordenado y con todas las medidas de seguridad.

“Estaba bien distribuido el tema de los alimentos, es comida saludable en realidad qué es lo que más les sirve para el crecimiento de los niños y por el control que hay en la entrada estaba muy bien organizado esto”.