Por solicitud de la Seremi de Salud, municipio aplicará cierres parciales de calles y ampliación de veredas

 

  • Se aplicará desde este martes 18 de agosto y, provisionalmente, se mantendrá hasta el 1 de septiembre, lo que busca facilitar el tránsito de personas por el centro de la comuna.

Por solicitud de la Seremi de Salud, la Municipalidad de San Felipe determinó, desde este martes 18 de agosto y hasta el 1 de septiembre, el cierre parcial de calle Prat, Coimas y Salinas; además, la ampliación de veredas en el perímetro que comprende la Plaza de Armas, con el propósito disminuir la gran congestión de personas que se registran en el centro de la comuna.

La medida implica que se suspenderá el tránsito, desde las 8 hasta las 15 horas, por calle Prat, entre Toromazote-Portus, Portus-Coimas, Salinas-Traslaviña; Salinas, entre Santo Domingo-Prat; y Coimas, entre Santo Domingo-Prat.

A esto, se agrega la ampliación de vereda en: calle Prat, entre Coimas y Salinas, la eliminación de los estacionamientos frente a la Plaza de Armas; calle Merced, con la eliminación de los estacionamientos en la Plaza de Armas y calle Coimas.

Lo anterior, significa que los vehículos sólo tendrán una vía de circulación para ingresar al anillo del centro de la comuna. La idea es permitir el tránsito de las personas y facilitar el distanciamiento social en las filas que se producen en los distintos comercios y entidades financieras.

La Directora de Salud Municipal, Marcela Brito, sostuvo que esto es el resultado de un trabajo intenso que se ha desarrollado para seguir avanzando en el proceso de desconfinamiento, pero esto tiene que ir de la mano con mantener las normas de higiene y seguridad necesarias para prevenir la propagación del virus.

“Si la comunidad no entiende, en definitiva, que son sujetos relevantes para que la pandemia se contenga, nos irá mal y, es muy probable, que empecemos dar pasos hacia atrás, el espíritu que tiene esta decisión es evitar eso, reconocemos que traerá una molestia, pero hoy es muy necesaria”, sostuvo.

Rodrigo Salinas, Secretario Comunal de Planificación (s), reiteró que lo que se busca es restringir el uso del automóvil y dar los espacios suficientes para la circulación de personas, “ese es el sentido de estas medidas”.

“Esta es una primera aproximación para ir mejorando el cómo estamos respecto al distanciamiento físico que requiere la Autoridad Sanitaria para que no se propague el virus. Eventualmente, en un análisis futuro, las medidas pueden mantenerse o modificarse, esperamos que las vecinas y vecinos, entiendan que esto es pensado en el bienestar de todos”, subrayó.

La jefa de la oficina provincial Aconcagua de la Seremi de Salud, Claudia Abarca, dejó en claro que, después de las intensas fiscalizaciones realizadas durante los últimos días, quedo en evidencia que el problema son las aglomeraciones fuera de los establecimientos comerciales.

“Esto nos llevó a solicitar al municipio el cierre de las calles del centro, de modo que las personas que deben acudir puedan hacer estas filas de forma segura y que mantengan el distanciamiento social necesario, esperamos que esta medida sea de corto plazo”, comentó.

Pablo Vergara, representante de la Cámara de Comercio de San Felipe, reconoció que la gran cantidad de personas circulando ha representado una cuota de preocupación, “porque el retroceder implica volver a cuarentena, lo que es malo para todos, en especial para nuestro sector”.