Alcaldesa Castillo valora decisión ministerial de licitar diseño de restauración de la Iglesia, Convento y Museo de Curimón

Acompañada de la secretaria comunal de Planificación Karina Rocco Rojas y de los concejales Ricardo Covarrubias, Juan Carlos Sabaj, Patricia Boffa y Basilio Muena, la alcaldesa Carmen Castillo Taucher participó del hito comunicacional convocado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, donde se dio a conocer la apertura de la licitación del diseño de restauración de la Iglesia, Convento y Museo San Francisco de Curimón.

La iniciativa, que contempla una inversión de $473.557.000 aportada por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional del Gobierno Regional, busca propuestas que tengan como fin la reparación de su capacidad estructural, sus condiciones arquitectónicas y funcionales, así como el mejoramiento de su entorno, de manera tal que permita su apertura a la comunidad y permanezca como legado para las futuras generaciones.

El hito de apertura de esta licitación se realizó en el recinto patrimonial de Curimón, hasta donde llegaron autoridades nacionales y regionales y locales, quienes compartieron con representantes de la comunidad de Curimón, dirigentes de juntas vecinales y diferentes organizaciones, mientras realizaron un recorrido por las instalaciones, instancia en que intercambiaron información sobre la historia del edificio y respecto a cómo se proyecta esta recuperación.

El subsecretario de Patrimonio Emilio de la Cerda destacó que “esta licitación es posible gracias al trabajo de la comunidad, de los consejeros regionales, ya que cuenta con financiamiento del Gobierno Regional, y tiene como unidad técnica al Servicio del Patrimonio. Lo que estamos planteando aquí es que necesitamos un levantamiento, un diagnóstico, estructural y crítico, para poder realizar los proyectos de arquitectura, ingeniería y especialidades para recuperar el conjunto completo, templo, claustros, museo y los bienes asociados. Este es el primer paso y lo que viene después es realizar las obras, algo que urge para que la comunidad pueda hacer uso de él”. Por su parte el director del Servicio Nacional de Patrimonio Cultural, Carlos Maillet, agregó “que el proyecto considera dos partes. Una de más de $ 300 millones, para la elaboración de los proyectos de restauración completa e integral del inmueble, museo, iglesia, el mercadito, el claustro; y la otra parte para los bienes muebles, lo que es museo, las colecciones, la archivística, el catastro; y esto tiene además componentes de participación ciudadana”.

La alcaldesa Carmen Castillo en tanto,  manifestó que “estamos muy felices porque la comunidad está aquí también presente para validar este hito que es tan importante para todos y todas, y como municipio vamos a colaborar en todo lo que signifique el avance de este diseño para que se pueda reparar una necesidad tan imperiosa que es parte de nuestra historia”.

En representación del CORE, el consejero Iván Reyes, apuntó a que se trataba de un hito “histórico, porque la comunidad de Curimón ha dado una dura batalla para restaurar este monumento nacional que representa el sentir de este sector de Curimón, y la Iglesia y Convento de Curimón no solo son patrimonio de San Felipe, sino que un patrimonio nacional”; mientras que el consejero Manuel Millones aprovechó la oportunidad para solicitar un aumento del presupuesto del Gobierno Regional para patrimonio, ya que a su juicio no es suficiente para toda la región, y propuso que haya dos glosas, una para Valparaíso, como Sitio del Patrimonio, y otra glosa para el resto de las provincias.  

Situación del inmueble

En la actualidad, el conjunto patrimonial presenta severos daños en su estructura de adobe producto de los terremotos del 2010 y 2015, los cuales se han visto incrementados con el paso del tiempo. El inmueble que data del siglo XVIII presenta grietas y desprendimientos de material, lo que hace necesaria la intervención estructural para prevenir desplomes y colapsos de muros. Gran parte del deterioro se registra en la iglesia. El convento también presenta grietas y fisuras. En lo relativo al Museo Colonial, la situación es compleja puesto que no se han tomado los resguardos para la conservación de su colección, así como tampoco el mobiliario y techumbre del recinto.

En este contexto, la iniciativa de inversión consiste en la restauración integral del conjunto patrimonial, considerando accesibilidad universal y eficiencia energética. Por lo mismo, la propuesta que se presente debe considerar los siguientes requerimientos: ajustar el programa arquitectónico a un programa de usos avalado por el Obispado de San Felipe y la comunidad; considerar la contratación de un equipo especialista que formule la gestión museológica y museográfica de la colección del Museo Colonial; elaborar un nuevo modelo de gestión para garantizar el desarrollo sostenible del inmueble; diagnóstico de la colección del Museo Colonial para su restauración.

Una vez que el proyecto de restauración se concrete, el programa contempla varios usos para el inmueble: religioso, museo, comunitario, oficios tradicionales, desarrollo agrícola, turismo, y archivo y depósito. Por una parte, se habilitará la iglesia, al igual que las salas para actividad litúrgica; se conservará el muso para exhibición y difusión de su colección, además de un espacio para archivo y depósito abierto a investigadores; se habilitará una sala multiuso para asambleas o presentaciones artísticas, y una sala para la radio comunitaria; también habrá espacios para talleres de formación en oficios. En dependencias del convento, se estima abrir un mercado de productos locales, además de la destinación del predio agrícola del predio para una huerta, campos de cultivo y patio de especies nativas, también se espera vincular la experiencia agrícola con la habilitación de una residencia para visitantes e investigadores.

Este proceso de licitación se formuló al alero de una mesa de colaboración técnica constituida por los miembros de la Fundación Franciscana de Curimón, Fundación Lepe, Consejeros Regionales y la Dirección Regional del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, dependiente del Ministerio de las Culturas. El proyecto cuenta además con el apoyo de la Orden Franciscana de Chile; Instituto de Desarrollo Agropecuario; Empresa Agrícola MONCURI; Escuela Agrícola Assunta Pallota de Curimón; Escuela Carmela Carvajal de Prat de Curimón; jardines infantiles; juntas de vecinos; organizaciones parroquiales y litúrgicas; 5ta Compañía de Bomberos de Curimón; clubes de adultos mayores; talleres femeninos y centros de madres de la localidad.